El Gobierno pondrá una hora más de Educación Física a la semana

 A partir del curso que viene ampliará a tres horas semanales la actividad física en Ceuta y Melilla, los territorios de su competencia, y animará a las autonomías a que sigan su ejemplo

El secretario de Estado Marcial Marín dice que “estamos en un año de transición y tenemos que dar facilidades a las comunidades autónomas”

El Ministerio de Educación pondrá una hora más de Educación Física a la semana en los colegios de Primaria de los territorios de su competencia, que son Ceuta y Melilla, y animará a las comunidades autónomas a que también lo hagan. Así lo ha anunciado este martes el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, durante su comparecencia en la Comisión de Educación del Congreso.

Ahora, los niños reciben dos horas (o dos sesiones de 45 minutos) a la semana y la intención del Gobierno es que se extiendan a tres horas semanales o cuatro sesiones de 45 minutos. La idea es dar más protagonismo al ejercicio físico en los cursos de Primaria, pero el objetivo final es extenderlo también a Secundaria.

La ampliación del horario se hará de forma escalonada durante los próximos tres años académicos y empezará ya desde este mes de septiembre, cuando comienza el próximo curso.

El Ministerio va a pedir a los gobiernos autonómicos, que son los que deciden qué número de horas se dedican a cada asignatura, que amplíen su horario en una materia que, según la OCDE, no sólo mejora físicamente a los alumnos, sino que también les hace obtener mejores resultados académicos y ser más felices en la vida.

El sedentarismo en la población infantil española, según datos del Consejo Superior de Deportes, alcanza el 73%. Esta ampliación de horario nos acercaría a las medias europeas y va en paralelo a la hora de Lectura diaria que el Gobierno también ha anunciado que va a poner en los territorios de su ámbito competencial.

El Plan de Hábitos Saludables que prevé aprobar el Gobierno en los próximos días ya recoge que hay que fomentar la actividad física en las escuelas, aunque no explicita el número de horas. Marcial Marín lo ha ha anunciado en el Congreso recalcando la idea de que “es necesario fomentar hábitos saludables desde edades tempranas”.

“Que no se caiga el sistema educativo”

Durante su intervención, el número dos de Íñigo Méndez de Vigo ha querido transmitir el mensaje de que, aunque se esté negociando el pacto, el engranaje ministerial sigue funcionando “para que no se caiga el sistema educativo”. Ha detallado una batería de medidas que van a desarrollarse en lo que queda de año y en el futuro, aunque la mayoría ya se han puesto en marcha o se han anunciado.

Javier Sánchez, diputado de Unidos Podemos, le ha preguntado por qué el Ministerio ha cambiado el proyecto de real decreto por el que los alumnos de la ESO pueden obtener ahora el título con una nota media inferior a un 5, “una medida improvisada” que “parece producto de la mala planificación”.

Marín le ha respondido que “estamos en un año de transición” mientras se alcanza un pacto de Estado y “tenemos que darles facilidades a las comunidades autónomas”. “Somos partidarios de la cultura del esfuerzo”, ha dicho, “pero ésta es una cosa puntual” que supone “dejar la situación coyunturalmente como estaba hasta ahora”.

“Nadie puede acusar a este Ministerio de no escuchar ni dialogar”, ha recalcado.

La diputada Marta Martín, de Ciudadanos, le ha hecho notar que en su partido están viendo “anonadados” algunas cuestiones que “van más allá” del acuerdo para dejar en suspenso las reválidas.

Por ejemplo, todo lo relacionado con la regulación de la evaluación final de Primaria se ha quedado reducido a una disposición adicional de apenas 12 líneas en la que no recogen los cambios que ha sufrido la prueba. “¿Por qué la prueba de Primaria no está regulada como estaba en los borradores?”, ha preguntado la portavoz parlamentaria de Educación de la formación naranja, planteando si tiene sentido gastarse dinero en un examen de este tipo cuando no se va a poder comparar para realizar un diagnóstico porque “se deja al albur de las comunidades autónomas”.

Marín ha respondido que la prueba se va a a seguir “aplicando como estaba regulada hasta la fecha” y que la situación es “coyuntural hasta que el nuevo marco regulatorio”, es decir, la octava ley educativa de la democracia, “decida cómo se va a evaluar”.

Fuentes educativas han explicado posteriormente que esta modificación obedece a que la prueba de Primaria se va a regir por lo establecido en el real decreto que paralizaba las reválidas, así como por la orden ministerial que se aprobó el año pasado, por lo que no era necesario contemplarla en una nueva normativa, tal y como han recomendado los servicios jurídicos del Ministerio, que pedían que los textos no fueran redundantes. Admiten, eso sí, que la redacción de la norma es mejorable.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.